Buscador de Iglesias

Búsqueda personalizada

miércoles, 24 de octubre de 2012

La Religiosidad Medieval

La religión dominaba la vida del individuo y de la sociedad. No se concebía la incredulidad; había herejes, pero no agnósticos y ateos. Todo era explicado en base a la religión. 

No existía una separación clara entre la Iglesia y el Estado, ni se establecía una neta división entre vida religiosa y vida civil. Estaba muy compenetrados la sociedad con la religión.

El dogma, elaborado durante los primeros siglos de vida de la Iglesia, era enseñado y predicado por el clero secular y regular. La fe popular era una mezcla de cristianismo, supervivencias paganas y tradiciones locales. 


El ideal de aquella época se personalizaba en aquellos que se retiraban de la sociedad  y consagraban su vida a la religión. El eremita y el monje eran los personajes a quienes se les tenía mayor respeto. 

Los santos
Iglesias por el mundo. Religion. Las visitas a los santuarios dieron lugar a las peregrinaciones a que fueron muy afectos los hombres del medievo; hubo tres centros de peregrinación importantes: Roma, Jerusalem, Santiago de Compostela.Quienes durante su vida habían demostrado virtudes excepcionales y religiosidad poco común, eran venerados después de su muerte como santos. Durante siglos esa potestad la tenían los obispos, pero a partir del siglo X, pasó a ser potestad del Papa.

Las Peregrinaciones
Las visitas a los santuarios dieron lugar a las peregrinaciones a que fueron muy afectos los hombres del medievo; hubo tres centros de peregrinación importantes: Roma, Jerusalem, Santiago de Compostela. 

Se creía mucho en el dualismo Dios fuente del Bien, en una batalla contra el Diablo, fuente del Mal. 

Lentamente se fue imponiendo, el culto de la Virgen María, que originalmente no formaba parte del ritual. 

Los Pecados
La religión ejercía gran influencia sobre la moral pública y privada. A los pecados clásicos de Idolatría, Homicidio y Adulterio, se le sumaron la Usura, el Perjurio, el Robo, el Incendio y la Magia. 

Frente a los grandes pecados y pecadores, la Iglesia usó los efectos de: la excomunión y la interdicción. 

La excomunión refería a la privación de los sacramentos, mientras que la interdicción era el cierre de las iglesias y la prohibición de los servicios religiosos en determinada circunscripción.

Los Pecados se pagaban con penitencias, públicas y privadas y constaban todas en los llamados Libros Penitenciales. Al comienzo eran muy severas, sin embargo más adelante, aparecieron las indulgencias, o sea, la posibilidad en casos particulares, de redimir el pecado mediante una buena acción o una buena limosna. 

El Bautismo
A partir del siglo V se generaliza el bautismo de los niños, que antes era sólo de los adultos. A partir del siglo VIII el bautismo por aspersión reemplaza el bautismo por inmersión. Se suprimen los baptisterios, y fueron reemplazados por fuentes bautismales en las iglesias.

El Canto
El canto religioso, especialmente el gregoriano (atribuído a la época del papa Gregorio el Grande), la polifonía y el uso del órgano, alcanzan progresivo desarrollo.


El canto religioso, especialmente el gregoriano (atribuído a la época del papa Gregorio el Grande), la polifonía y el uso del órgano, alcanzan progresivo desarrollo.

El Calendario
Los ritmos de los días y de las horas era marcado por la Iglesia. El clero conocía como pocos el calendario y las Iglesias tenían las campanas. El calendario, estaba jalonado por los grandes episodios de la vida de Jesús, y por las fiestas de santos que se fueron incorporando.

En cuanto a las divisiones del día, ellas eran marcadas por las campanas que señalaban las horas de oración: 

  • Diurnas (prima, Tercia, Sexta, Novenas, Visperas, Completas)
  • Nocturnas (Maitines y Laúdes)

Fuente:
Traversoni, Alfredo - Historia de la Edad Media y de la Epoca Moderna

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...